Espejito, espejito ¿quiero ser más bonito?

Pasar tiempo frente a un espejo puede parecer narcisista. Pero escudriñar y perfeccionar tu imagen es un paso esencial para alcanzar tus metas profesionales.

En la publicación del libro de John Molloy “vestido para el éxito” publicado en 1961, esas palabras se han convertido en parte del léxico comercial, incluso en un cliché. Prácticamente todos los solicitantes de empleo saben, por ejemplo, disfrazarse para una entrevista. Pero algunas personas no entienden el mensaje, o no lo asimilan tan bien como deberían estar.

Algunas personas se resienten y resisten al mensaje; en realidad luchan pensado en ajustarse a una determinada imagen, ya que la imagen se considera una preocupación “superficial ”. Por muy noble que sea ese sentimiento, estas personas no han logrado aceptar la importancia de la imagen en el mundo de los negocios. La verdad es que esa imagen cuenta, en todas las áreas de la vida, incluso en el trabajo. Y finalmente, hay mucho más formas de vestirse para el éxito que solo tener la ropa adecuada.

Tu comportamiento debe coincidir con tu atuendo, es decir, es vital disfrazarse de la forma en que te presentas en todos los aspectos. Si eres hombre o mujer, el paquete completo que presentas al mundo es importante. Este artículo analiza la importancia de la imagen y ofrece sugerencias sobre formas para mejorar el tuyo.

¿Con qué me puedo salir?

Cuando entrenamos a las personas para que se preparen para las entrevistas, les decimos: “¡Es hora del espectáculo!“. Es decir, cuando entras a una entrevista, estás, en efecto, en el escenario. Todo tiene que estar bien. Pero es igual de importante, cada día que vas al trabajo, cada vez que asistes a una reunión donde te mezclarás con colegas de tu especialidad, incluso fuera del trabajo, es hora del espectáculo. Sin embargo, muchas personas parecen haber perdido el mensaje de que el éxito depende de mucho de presentación, sin importar dónde te encuentres.

¿Debería vestir todos los días como lo haría para una entrevista? No necesariamente, pero eso no significa que no aplicaras los códigos de vestimenta. Algunas personas siguen al pie de la letra al código de vestimenta, pero no al espíritu, todavía logran verse descuidados o deshilachados alrededor de los bordes. Ellos también envían el mensaje, “Persona descuidada”. Desafortunadamente, la verdad del vestido para el éxito es que los jefes y gerentes siempre están buscando a la gente que se muestra bien.

Rechazando algunos mensajes

“Aprecia mis habilidades, no mi apariencia”. Algunas personas se resisten a la idea de prestar atención a la imagen. Les molesta que algo tan “superficial y súper-ficticio” como la apariencia cuente tanto. Incluso muestran indignación moral.

“Con todos los extraviados énfasis en el glamour y la belleza en la sociedad actual, piensan que el lugar de trabajo debería estar exento de tales estándares”. Otros dicen: “¿Por qué debería importarlos tanto cómo la gente se viste? Recompénsame en función de mis logros, mi promedio de notas, mi MBA, mi coeficiente intelectual, no en lo que uso”. Pero en el mundo real, las personas evaluamos a los demás según como se muestran a la vista. El énfasis en la imagen llegó para quedarse.

Tu vestido es un indicador de tu autoestima y respeto por el entorno. La mayoría de tus clientes potenciales se sentirán irrespetados si una ven a una persona descuidada o vestida inapropiadamente para el rol que estas asumiendo.

 Apariencia visual

Cuando pensamos en la imagen, la pregunta que viene a la mente ¿qué te parece? Un componente importante de eso es ¿que estas vistiendo? Por lo tanto, la ropa es un factor primario.

La mala noticia sobre imagen y apariencia es que hay algunas cosas sobre las cuales tenemos poco o ningún control, como altura, estructura ósea y color de piel. La buena noticia es que hay mucho que podemos controlar: peso, color y estilo de cabello, aseo en general, y lo que usamos, así como la postura, actitud, comportamiento, estado de ánimo, contacto visual, etc. Sin decir una palabra, nosotros damos impresiones a los demás: “ella tiene una gran actitud, es optimista” o “el siempre mira hacia abajo, está deprimido”. Psicólogos sociales que han estudiado la dinámica de los primeros encuentros han encontrado que se tarda unos 30 segundos para que las personas formen impresiones basadas principalmente en lo que ellos ven. Estas impresiones abarcan todo el espectro desde lo social y estado de la educación, la ocupación, el estado civil, confiabilidad, credibilidad y potencialidad para éxito.

 La mayoría de estas impresiones se basan en cómo miras y cómo actúas. Si haces una impresión visual positiva, la gente asumirá que otras cosas sobre usted también son positivas. Los psicólogos llaman a esto el efecto halo. Si el mensaje visual es negativo, las personas pueden perder rápidamente el interés, y ya no podrás mostrar efectivamente tus conocimientos técnicos y virtudes en una entrevista.

En lo que respecta al componente de vestimenta de la imagen, aquí hay algunas sugerencias generales:

Sea observador: Haga un esfuerzo para sintonizar y notar cosas que previamente has pasado por alto.

Solicita asesoramiento y comentarios: Tu cónyuge, tu familia o mejor amigo puede o no ser buenas fuentes de construcción críticas, pero no hace daño comenzar con ellas. Ya que hay mucho en juego.

Mejora tu guardarropa: Esto no significa que debes gastar grandes sumas de dinero en etiquetas de diseñador. Busca gangas y compra sabiamente. Puedes obtener un gran estilo sin-gastar una fortuna.

Presta atención a los detalles. Las pequeñas cosas pueden arruinar tu presentación. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que te han lustrado los zapatos? ¿Tus uñas limpias y cuidadas?¿Tus accesorios como cadenas, reloj o aretes están en buen estado?. Los pequeños toques pueden hacer una gran diferencia.

• Recuerde que el “viernes informal” no significa viernes descuidado. Algunos empleadores se han arrepentido de estas decisiones porque mucha gente piensa que casual significa que todo vale. Recuerda que cada vez que entras al lugar de trabajo, es hora del espectáculo. Recuerde que el estilo casual siempre se traduce en verse lo mejor posible.

Artículo escrito por: Cynthia Strite Davis (El club de las cinco).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba