Consejos para realizar una visita técnica exitosa

Aún recuerdo la primera vez que fui a una visita técnica en el 2011. En ese entonces recuerdo mi gran afición por la industria de hidrocarburos. Fuimos como invitados de un congreso de ingeniería de procesos a una refinería conocida en Lima. Tristemente, nuestra visita no pasó de un video de inducción de 10 minutos, una vista rápida de 5 minutos al horno de precalentamiento y un llavero de recuerdo.

En retrospectiva de ese suceso, me gustaría brindarle al lector algunas recomendaciones – en carácter personal y grupal – para aprovechar al máximo una visita técnica.

  1. Infórmate sobre la industria que vas a visitar. No está de más decirlo: Conocemos muchos tipos de industrias por nuestra profesión, pero cada uno posee operaciones, procesos y complejidad diferentes. La mejor manera de poner en práctica lo aprendido como profesional, es reconocer como están distribuidos los equipos y pensar en la utilidad y sinergia que otorgan al proceso con la finalidad de generar preguntar que te permitan transmitir interés por la industria que visitas (Quizás puedas iniciar relaciones profesionales con alguien de la industria en visita).
  2. Respeta la casa ajena. Antes de ingresar a las empresas, siempre se nos hace mención en las charlas de inducción antes de ingresar a las empresas respecto al cumplimiento sobre las normas de seguridad. ¡Y es esencial para mantener nuestra integridad durante la visita! Cosas tan sencillas como mantenerse dentro de las líneas de seguridad peatonales, usar el calzado y vestimenta adecuada para una visita, llevar los equipos de protección personal puestos durante el recorrido, o no perder la vista de lo que ocurre alrededor, mejoran la experiencia del visitante a la planta.
  3. La experiencia suma: Mantente curioso. Los trabajadores, relacionados o no con el proceso de nuestro interés, están empapados de la cultura organizacional de la empresa. Ya sea que durante una visita técnica seamos guiados por una persona con amplia experiencia en los procesos o por un personal asignado a las visitas sin conocimiento técnico alguno, siempre es bueno preguntar – sin miedo al error – desde el primer momento que pisamos la sala de visitantes. No solo porque demuestre interés del visitante, sino que también genera empatía entre los encargados del recorrido y una buena imagen del visitante.
  4. Realiza anotaciones. La mente suele ser frágil, y muchas industrias tienen prohibido grabar contenido audiovisual dentro de sus instalaciones debido a restricciones de confidencialidad y seguridad industrial. Siempre ten presente que sea cual sea el propósito de tu visita (fines educativos – académicos, investigativos, comerciales, etc.), debes aprovechar todas las fuentes disponibles de información en el momento. ¡Tengan en cuenta que en algunas entrevistas de trabajo les gusta preguntar sobre los procesos que vieron durante la visita técnica y algunas especificaciones de los equipos!
  5. Una comparación siempre aporta. ¿Recuerdas lo que aprendiste en tus 5 años universitarios? ¿Se parece a lo que estudiaste en tus cursos de carrera tales como operaciones, procesos unitarios, diseño de plantas, transferencia de calor, masa y cantidad de movimiento? ¿Qué es lo novedoso aquí? Puede resultar tedioso de responder al principio, pero recuerda que la teoría, práctica así como la experiencia van de la mano y no son mutuamente excluyentes. Lo que ves en la realidad es el producto de lo mencionado anteriormente, y con tus ideas frescas, puedes otorgar una mayor contribución.
  6. Agradece. Al terminar el recorrido, descubrirás que aprendiste algo nuevo (siempre hay algo diferente, desde el nuevo control de procesos en el tanque TK-101 hasta una optimización de planta). Además, recuerda que eres privilegiado de estar allí: Fueron gestiones, la logística para llegar hasta allí, así como horas hombre para guiarte por la planta. ¡Y no todos tuvieron ese privilegio!

El realizar una visita técnica a una industria de procesos es algo más que un simple paseo escolar. Bien aprovechado, resulta en una sinergia única de nuevas experiencias añadidas a tu competencia profesional. Así que cuando visites esa planta, ¡capitaliza tu visita al máximo!

Articulo escrito por: Edward Yance Rojas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba